Los Músculos de la Espalda

Los huesos de las fajas pectorales, que consisten en la clavícula (cuello) y la escápula (omóplato), aumentan considerablemente el rango de movimiento posible en la región del hombro más allá de lo que sería posible con la articulación del hombro solo.

Los músculos de esta región permiten tanto esta gama de movimiento y contrato para estabilizar esta región y evitar cualquier movimiento extraño. En el lado anterior de la región torácica, los músculos pectoral menor y serrato anterior se originan en las costillas anteriores e insertan en la escápula. Estos músculos trabajan juntos para mover la escápula anterior y lateralmente durante los movimientos de empujar, lanzar o perforar.

En la parte superior de la espalda, los músculos trapecio, romboide mayor y elevador de la escápula anclan la escápula y la clavícula a las espinas de varias vértebras y el hueso occipital del cráneo. Cuando estos músculos se contraen, elevan la cintura pectoral (como en el encogimiento) y mueven la escápula medial y posterior hacia el centro de la espalda (como en el remo). El trapecio también se contrae a lo largo de la parte posterior del cuello para extender la cabeza en el cuello y mantenerlo erguido durante todo el día.

Nueve músculos del pecho y parte superior de la espalda se utilizan para mover el húmero (hueso del brazo). Los músculos coracobraquial y pectoral mayor conectan el húmero anteriormente con la escápula y las costillas, flexionando y aduciendo el brazo hacia la parte delantera del cuerpo cuando se adelanta para agarrar un objeto. En el lado posterior del brazo los teres major y latissimus dorsi se extiende y abduce el brazo hacia la escápula y la vértebra cuando usted tira de un objeto hacia abajo de un estante sobre su cabeza. Los músculos deltoides y supraespinoso se extienden por encima de la escápula y el húmero para abducir, así como flexionar y extender el brazo. Estos músculos nos permiten levantar el brazo en el aire o balancear el brazo como en lanzar una pelota bajo la mano. La rotación del húmero se consigue mediante las acciones de los músculos subscapularis, infraspinatus y tres menores que se extienden desde la escápula hasta el húmero. Estos tres músculos rotadores, junto con el supraespinoso, terminan en amplios tendones que rodean completamente la cabeza del mero y forman una estructura conocida como el manguito rotador, que mantiene el húmero en su lugar e impide la dislocación. La rotación del húmero por los músculos del manguito rotador es necesaria para actividades tales como lanzar una pelota por encima o balancear un martillo.

Además de mover el brazo y la faja pectoral, los músculos del pecho y la parte superior de la espalda trabajan juntos como un grupo para apoyar el proceso vital de respiración. El diafragma es un músculo fuerte, delgado, en forma de cúpula que atraviesa todo el borde inferior de la caja torácica, separando la cavidad torácica de la cavidad abdominal. La contracción del diafragma hace que descienda hacia el abdomen, aumentando el espacio de la cavidad torácica y expandiendo los pulmones, llenándose de aire. Los músculos pequeños que se extienden entre las costillas, conocidos como los músculos intercostales externos, elevan las costillas durante la respiración profunda para expandir aún más el pecho y los pulmones y proporcionar aún más aire al cuerpo. Durante la exhalación, el diafragma se relaja para disminuir el volumen de la cavidad torácica, forzando el aire fuera de los pulmones. El aire adicional puede ser expulsado de los pulmones durante la exhalación profunda por la contracción de los músculos intercostales internos, que empujan las costillas juntas y ayudan a comprimir la cavidad torácica.

Espero que os haya gustado y lo compartáis.

Published by

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *